En busca de ese lugar donde creatividad y Naturaleza se encuentran, entrevistamos a personas cuya esencia nos devuelve a ese lugar donde uno simplemente es. Desde el año 2012, la serie “La Naturaleza de”  busca explorar y celebrar a esas personas. El navarro Daniel Rosino y su libreria-café Walden son un ejemplo de ello.

 

Daniel Rosino es navarro, joven y librero, amante del Cola-Cao, el pequeño comercio que da vida a las ciudades, la nueva Editorial Ardicia y Walden, la Librería-Café que acaba de inaugurar en Pamplona, su ciudad natal.

El local, a medio camino entre el diseño y la artesanía, guarda libros que apuestan por la literatura de calidad. Hay ensayos y catálogos recuperados, textos impresos en papel exquisito y ediciones alternativas como Atalanta, sello destacado del mes:

En este oficio, los libros son la punta del iceberg. Tenemos la obligación -y el enorme placer- de escuchar a la gente. Nuestro deber pasa por conocer bien el fondo editorial disponible y elegir algo adecuado, dar un buen servicio. Una librería no es sólo un lugar donde comprar libros. Es sobre todo un lugar donde encontrarse y compartir, es medicina para las personas”. 

Daniel no siempre quiso ser librero. Licenciado en Historia, el fin de los estudios trajo el inicio de los  viajes, los viajes despertaron el sueño de un negocio propio, y siete años de aprendizaje en la Libreria Gómez sentaron las bases de esta realidad que hoy es Walden Librería Café.

El local, hasta hace poco un almacén textil regentado por sus padres, ha visto cómo sus blancas paredes se desnudaban para vestirse de un negro elegante. Las estanterías, de madera tallada a mano, guardan libros selectos. Un rincón invita a café. Hay plantas y cuadros de artistas locales repartidos por el lugar.

El plan salvaje de Daniel es una oda a lo pequeño. En el verano de 2013, él y su amigo Aser Longás, arquitecto -y hacedor de cosas bellas- se pusieron manos a la obra. Meses después, el asombro por la buena acogida se mezcla con el agradecimiento y la fuerza que da ver cómo marcha el proyecto: “Tenemos grandes planes, pero bueno, poco a poco”, puntualiza Daniel.

Uno de sus deseos es convertir Walden en una red social para amantes de la cultura: “El pequeño comercio articula las ciudades. Sin él, corren el riesgo de deprimirse”. Daniel cita el ejemplo de la ciudad de Detroit, y continúa: “Cuando el centro de las ciudades muere, aumenta la delincuencia y las diferencias sociales. Los negocios locales articulan redes de personas. Somos mucho más antiguos que Facebook. Éste es un lugar donde se encuentra la gente que lee”. 

 

LA NATURALEZA DE DANIEL ROSINO Y SU WALDEN LIBRERÍA-CAFÉ 

De niño te gustaba: Jugar en la habitación. Tenía una alfombra muy guay donde pasaba el tiempo con mis clips. También me gustaba mucho hacer deporte en el patio del cole. Practiqué mucho balonmano.

El buen gusto es para ti: Vivir sin prisa.

En tu espacio de trabajo siempre hay: Una mesa y un boli. Y  libros.

No hay nada más bello: Que una lectura un domingo por la mañana, acompañado de un buen desayuno.

Encuentras la inspiración: En los libros. Y en los espacios abiertos.

Es difícil… Algunos escritores lo son. La industria del entretenimiento también me parece difícil, más bien alienante.  No entiendo esa forma barata de rellenar el tiempo de la gente.

Agua del grifo o embotellada: Del grifo.

Un error que volverías a cometer: Dejar un trabajo fijo.

Un error que no volverías a cometer: Dejar de hacer algunas cosas por miedo.

Un mentor: Profesionalmente, Javier Grima, un distribuidor de Pamplona de toda la vida.

Abajo el mito creativo que nos hace pensar que: Resulta fácil. No sé si hay alguna forma de transmitir lo que cuestan las cosas hasta que te pones a hacerlas, y en general, el esfuerzo necesario para salir adelante en cualquier ámbito de la vida.

Un buen consejo: “No te asocies”. Me lo dijo un librero

¿Qué hacer ante un bloqueo? Tequilear, como dicen en Mexico (Risas)

Un lugar al que regresar: La Librería Teorema, en Puebla.

Una app recomendable: Tengo móvil desde hace un mes (Risas)

Te gusta el olor: Del Cola-Cao.

¿Qué cambiarías de la educación? Dejaría de obligar a los críos a leer los clásicos españoles. En Bachiller, les daría a leer a Bukowski, o bien libros de aventuras, pero no a Lope de Vega, porque luego se le coge miedo a los clásicos. A los clásicos hay que  llegar sólo.

Tu jardín secreto en Pamplona: La Media Luna.

¿Qué libro estás leyendo ahora mismo? “El mundo en el que vivo” de Helen Keller, de la Editorial Atalanta. La autora, una chica sorda, ciega y muda, cuenta cómo aprende a vivir a través del olfato, el gusto y el tacto.

Si el amor fuera una estación del año sería: Verano.

Un deseo para el 2014: Que haga lo que quiera con nosotros, estamos a su disposición.

Daniel Rosino se despide de nosotros regalándonos este pensamiento: “La cultura es ritmo. Etimológicamente, cultura viene de cultivar: el campo, la tierra. La vida necesita tiempo. La Naturaleza, con su ritmo, nos lo recuerda constantemente, pero nosotros lo despreciamos. Los libros, como la Naturaleza, tienen su propio ritmo: a veces, el fruto llega después de haberlos leído, pasado el tiempo”. 

Walden Librería Café: C/ Paulino Caballero 31, Pamplona.

Fotografías: Miguel Ciriza